Guía para comprar un anillo de compromiso.

GUIA PARA COMPRAR UN ANILLO DE COMPROMISO
anillo-compromisoComprar un anillo de compromiso puede ser una tarea abrumadora. Para muchos hombres, la compra de el anillo de compromiso para su dama será su primera experiencia en el mundo de la joyería, cuando entran a una tienda de joyas se encuentran con términos y conceptos que nunca han escuchado.
No tema, he creado una guía para ayudarle a comprar un anillo de compromiso que hará que su novia le ame más. Comencemos.  
Lo primero que tendrá que hacer antes de entrar a una tienda de joyas es establecer un presupuesto. Esto ayudará al joyero a mostrarle las opciones que estén dentro de ese rango. Puede ser que haya escuchado que un hombre debe gastar dos meses de salario en un anillo de compromiso, esta "regla " se inventó de la nada como parte de una astuta campaña publicitaria de la compañía DeBeers durante los años 40. Al final, no es la cantidad de dinero que gasta en un anillo de compromiso, sino el pensamiento que va en la compra del mismo. 
Existe una gran variedad de metales a elegir para la banda del anillo de compromiso. Los más comunes incluyen oro amarillo, oro rosa, oro blanco, platino y plata. Incluso usted puede hacer una mezcla de diferentes tipos de metales.
Cada metal tiene sus ventajas y desventajas. Por ejemplo, el platino es un metal extremadamente resistente y dura mucho tiempo. Sin embargo, se embota mucho más rápidamente que el oro, y es más difícil de traer de vuelta el brillo inicial que alguna vez tuvo.
El oro, por su parte, es más brillante que el platino y porque es un metal blando, es más fácil de  pulir para devolver el brillo original del anillo. La ventaja del oro sobre el platino es también su debilidad, debido a que es un metal blando, el oro se desgasta más rápidamente. En alrededor de 15 a 20 años, existirá la posibilidad de que el anillo de compromiso sea renovado pues estará demasiado usado y fino.
Ahora que ha seleccionado la banda, pasamos al punto focal de la mayoría de los anillos de compromiso: el diamante. 
Al seleccionar un diamante, usted querrá tener en cuenta las " 4 C " corte , color , claridad y peso en quilates (Carat). Estos cuatro factores determinan la calidad y el costo del diamante.
Corte: El corte no se refiere a la forma del diamante, sino más bien a los ángulos y proporciones de la piedra. Mientras que la naturaleza determina las otras tres C, el corte del diamante se determina por un cortador. Un diamante bien cortado refleja la luz de una faceta a otra y a través de la parte superior de la piedra. Esto es lo que da un diamante su brillo. Los diamantes que cortan la luz demasiado o poco profundo a través de la parte inferior de la piedra, aparentan un aspecto mediocre.
De las cuatro C, el corte es el más importante. Incluso si usted tiene el color perfecto, la claridad y los quilates, si el corte no es correcto, el diamante no tendrá ese brillo de fuego que a su novia le gustará mostrar a sus amigos.
Color: Para sorpresa de muchos hombres, los diamantes vienen en una variedad de colores. El color del diamante se clasifica en una escala que va desde D (incoloro) a la Z (amarillo claro). Realmente los diamantes blancos son más populares pero los incoloros son los más raros y los más caros. Aunque a veces pensamos que los diamantes deben ser claros, se pueden encontrar en color azul , rojo, negro , verde pálido , rosa y violeta. Estos diamantes de colores naturales son los verdaderamente raros, y por lo tanto a veces puede ser aun más costosos.
Claridad: Cuando el joyero comienza a hablar sobre la claridad del diamante, él o ella probablemente mencione "inclusiones”. Las inclusiones son otros minerales o pequeñas fracturas en el diamante. Entre menor sea el número de inclusiones, mejor.
Al igual que el color, la claridad se mide con una escala, comienza en F (sin defecto) y se mueven hacia abajo a VVS (muy pocas inclusiones), VS (pocas inclusiones) y  SI (pequeñas inclusiones). Trate de conseguir un diamante que se encuentre en el rango SI1 y SI2. 
Carat: Los quilates, “carat” en inglés se refiere al peso de un diamante. Cuanto más pesada es la piedra, más costosa es. Un quilate es igual a aproximadamente 200 miligramos.
A través de un montaje y una configuración adecuada, un maestro joyero puede hacer que un diamante parezca más grande que su peso en quilates podría sugerir, debido a que entre más grande es el diamante, es más raro. Así, a medida que aumenta el peso en quilates, normalmente, usted tendrá que pagar más.
Otras cualidades únicas del diamante incluyen su transparencia, brillo y la dispersión de la luz. Un diamante que se crea a partir de 100 por ciento de carbono será completamente transparente. Los diamantes a menudo contienen otros elementos que pueden afectar a su color. 
Además de las cuatro C, también querrá tener en cuenta la forma del diamante. Al seleccionar un diamante, la forma es uno de los factores más importantes a considerar. Los contornos y las líneas generales de un diamante tienen un impacto significativo en su apariencia. El diamante de corte redondo ha sido durante mucho tiempo el más popular, aunque muchos consumidores modernos prefieren formas alternativas, que a continuación enlisto:
Redondo: la forma redonda es la forma más popular de los diamantes lo que representa aproximadamente el 75 % de todos los diamantes vendidos. Debido a la mecánica de su forma, el diamante redondo es generalmente superior a las formas de fantasía en el buen reflejo de la luz, lo que maximiza el brillo.
Princesa: creado en 1980, es la forma más popular de lujo en diamantes, especialmente para los anillos de compromiso.  Al igual que los diamantes de corte redondo, los diamantes de corte princesa son una buena opción por su flexibilidad para adaptarse a casi cualquier estilo de anillo. 
Ovalo: debido a que el diamante ovalado es un corte modificado, las dos formas de diamantes poseen un brillo similar. Sin embargo, los diamantes de corte oval tienen la ventaja de que es una forma alargada que puede crear la ilusión de mayor tamaño.
Marquesa: el corte marquesa es una forma modificada. Debido a que el diamante marquesa es largo y estrecho, también puede crear la ilusión de mayor tamaño. El diamante marquesa tiene una de las superficies más grandes que cualquier forma de diamante, por lo que es una buena opción cuando se trata de maximizar el tamaño percibido.
Pera: la forma de pera es una combinación de una forma redonda y una forma marquesa, con una punta cónica en un extremo. Idealmente, un diamante en forma de pera debe poseer excelente o muy buena simetría. El punto debe alinearse con el vértice del extremo redondeado. Las curvas superior e inferior en el lado derecho e izquierdo del diamante deben formar, curvas simétricas y uniformes. 
Cojín: esta forma combina un corte cuadrado con esquinas redondeadas, como una almohada. Este corte clásico ha sido alrededor de casi 200 años la forma de diamante más popular. Los refinamientos en el corte han dado lugar a un resurgimiento reciente.
Esmeralda: el aspecto único del diamante en forma esmeralda es debido a los cortes que tiene en su tabla grande y abierta. Los diamantes en forma esmeralda producen un efecto de “sala de los espejos”, con el juego de luces y planos oscuros.  
Asscher: esta forma fue producido por primera vez en 1902 por los Hermanos Asscher de Holanda, es precursor de la forma de esmeralda, es similar, pero en forma cuadrada y con una tabla más pequeña. Esta combinación produce a menudo más brillo que la forma cuadrada.
Radiante: la forma radiante es el primer corte rectangular en tener un patrón brillante completo, aplicado en el pabellón y en la corona que crea un diamante vibrante y animado. La forma cuadrada que posee es un buen puente entre una forma cojín y una forma princesa.
Corazón: la forma de corazón es un símbolo único e inconfundible del amor, popular en los guardapelos, así como en anillos. Los diamantes en forma de corazón de menos de 0,50 quilates pueden no ser una buena opción, ya que la forma del corazón es más difícil de percibir en diamantes pequeños.
Por último recuerde que los mejores diamantes vienen acompañados de un certificado de diamante, también llamado informe de calificación, este es un informe creado por un equipo de gemólogos, los cuales evalúan el diamante y lo miden. Un certificado cumplimentado incluye un análisis de las dimensiones del diamante, claridad, color, pulimento, simetría  y otras características. Este informe de calificación es la única garantía de la calidad de su diamante. Guia-para-comprar-anillo-de-compromiso
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
SUBIR