La psicología detrás de la entrega de regalos y la generosidad.

girasoles-web¿Qué determina el valor de un regalo? 
Hacer regalos ha sido durante mucho tiempo un tema favorito para los estudios sobre el comportamiento humano, para psicólogos, antropólogos, economistas y comerciantes de todo el mundo. Ellos han encontrado que dar regalos es una parte sorprendentemente compleja e importante en la interacción humana, ayudando a definir las relaciones y fortalecer los lazos con familiares y amigos. De hecho, los psicólogos dicen que a menudo es el dador, en lugar del que recibe, quien recoge los mayores beneficios psicológicos de dar un regalo. 
Si bien es razonable recortar el gasto durante las festividades, los psicólogos dicen que la prohibición del intercambio de regalos entre sus seres queridos no es la mejor solución. Las personas que se niegan a aceptar o a intercambiar regalos durante las festividades, según expertos, pueden dejar de lado una importante conexión con familiares y amigos.
"Eso no hace ningún favor a la relación", dice Ellen J. Langer, profesora de psicología de Harvard. "Si yo no dejo que me des un regalo, entonces no te estoy alentando a pensar en mí y a pensar en las cosas que me gustan. De hecho impides que la otra persona experimente la alegría de participar en esta labor psicologíca y haces daño al no otorgarles el don de dar ".
El valor social de la donación ha sido reconocido en toda la historia humana. Durante miles de años, algunas culturas nativas se han involucrado en ceremonias complejas que se celebran dando en extremo. Aunque las interpretaciones culturales varían, a menudo el estado de una determinada familia, clan o aldea fue dictada no por quien tenía la mayor cantidad de posesiones, si no por quien regaló al máximo. 
Algunos investigadores creen que las fuerzas evolutivas podrían haber favorecido hacer regalos. Los hombres que eran los más generosos pueden haber tenido más éxito reproductivo con las mujeres. Cabe destacar que el uso de los alimentos a cambio del acceso sexual y aseo se ha documentado en nuestro pariente animal más cercano, el chimpancé. Las mujeres que eran hábiles en dar, ya sea comida extra o pieles confeccionadas, ayudaba a sostener la provisión alimentaria de la familia.
 
pastel-petalos-rosa-web
 
Margaret Rucker, una psicóloga de la Universidad de California, dice que los hombres suelen ser más conscientes de los precios y de lo práctico cuando se trata de los regalos que dan y reciben, mientras que las mujeres tienden a estar más preocupadas por dar y recibir regalos con significado emocional.
Diferencias de género en el dador del regalo parecen surgir a temprana edad en la vida. Investigadores de la Universidad Loyola de Chicago estudiaron a niños de 3 y 4 años de edad en un centro de atención, los cuales habían asistido a la misma fiesta de cumpleaños. Las niñas normalmente fueron de compras con sus madres y ayudaron a seleccionar y a envolver el regalo. Los niños, por su parte, a menudo eran conscientes de lo que fue el regalo. 
Hacer regalos, es a menudo la manera más obvia en que una persona puede mostrar interés, fortalecer un vínculo o incluso para dar una señal de que una relación debe terminar. Una colega de la Dra. Rucker compartió que ella sabía que su matrimonio había terminado cuando su esposo le entregó un regalo en una bolsa de papel estraza.
Las personas que dejan de dar regalos pierden importantes señales sociales, dicen los investigadores. "Quién está en tu lista de regalos, dice quien es importante en tu vida", comenta el doctor McGrath. "Muestra quien es más importante y quien no es tan importante."
Pero el mayor efecto de dar regalos puede estar en nosotros mismos. Dar a los demás refuerza nuestros sentimientos por ellos y nos hace sentir eficientes y cariñosos.
Para una visión más clara de la psicología de dar, los investigadores de la Universidad Commonwealth en Virginia estudiaron recientemente el efecto que causan aquellos regalos que dan los dueños de mascotas, lo que encontraron fue que esto surgió de un deseo de hacer felices y de ofrecerles regalos que podrían mejorar el confort y el cuidado de su mascota. La investigación, que se publicará el año que viene, puede parecer frívola, pero también da una idea de la naturaleza egoísta de dar, ya que las mascotas no pueden corresponder, señalan los investigadores.
Cuando das a otra persona, sientes el ansia de la reciprocidad, pero no es así con una mascota. Esto demuestra que una gran parte del placer está en el dar al saber que esta acción cuidará de alguien.
 
arreglo-rosas
 
Las personas más felices dan más y el recibir hace que las pesonas se vuelvan más felices, de manera que la felicidad y el dar pueden generar un circuito de retroalimentación positiva.
 
SUBIR